.

.

jueves, 11 de septiembre de 2014

EL ENESIMO INTENTO DE FLORENTINO CONTRA EL REPARTO CONJUNTO























Fuente: El Desmarque com (Angel Aguado)
Martes, 09/09/2014

FLORENTINO CONTRA EL REPARTO EQUITATIVO

COMPARATIVA SEGÚN EL 
REPARTO EN LA PREMIER


La nueva Ley del Deporte sigue a la espera.
Florentino, contra la nueva Ley del Deporte. La nueva Ley del Deporte, que estaba estipulada para comienzos de 2014, aún no tiene validez en la liga española. El reparto televisivo continúa siendo desigual, permitiendo que Madrid y Barcelona tripliquen o cuadrupliquen los ingresos de muchos equipos humildes de la categoría. En teoría, esta ley centralizaría el porcentaje obtenido por cada club, asemejándose algo más a la Premier League. Pero hay un escollo importante para este desenlace, y es que el Real Madrid, con Florentino Pérez a la cabeza, continúa negándose en rotundo a esta centralización de reparto. Más bien, todo lo contrario. Tal y como apunta Eurosport, el presidente blanco entiende que hay que llegar a un acuerdo en el reparto y sacar más dinero. Se basa en que el Real Madrid de baloncesto ya cedió los derechos para una venta conjunta y aquello acabó por ser dañino para los ingresos de la sección. El resto de equipos callan.

Desde que José María del Nido comandase su particular batalla televisiva contra los dos grandes, que finalmente quedó únicamente en palabras, ningún equipo de la Liga se atreve a dar un paso al frente para luchar por un reparto más igualitario. La nueva Ley del Deporte pretende obligar a los clubes de la LFP a vender de manera centralizada los derechos de TV en un paquete único. Para hacerse una idea, en estos momentos los clubes reciben entre 800 y 850 millones de euros, y de esa cantidad, alrededor de 140 va para Madrid, y otros 140 para el Barcelona. Ni sumando sus ingresos televisivos entre Valencia y Atlético de Madrid (48 y 42) llegarían siquiera a los 100. Los humildes, como Eibar o Rayo, apenas superan los 15 millones, por lo que el desequilibrio es pronunciado. La intención de la nueva ley es la de aumentar el ingreso total de los clubes a 1.000 millones, y reducir el ratio de diferencia. Algo que podría hacerse vendiendo derechos internacionales de emisión a plataformas extranjeras.
Pero Florentino no está por la labor de una igualdad presupuestaria. El Madrid y el Barcelona tienen derecho a veto en los derechos de TV, pues son miembros del órgano de control de los clubes con carácter permanente. Lo cual les facilita un margen de beneficio a la hora de la toma de decisiones. El presidente blanco ha asegurado que es partidario de ingresar más, poniendo como ejemplo la Premier. Pero precisamente, en la competición inglesa el antepenúltimo clasificado recibió más dinero que el Atlético de Madrid, campeón el año pasado. En el Madrid pretenden una venta centralizada, para continuar con el duopolio liguero. E incluso, reclaman una modifiación de horarios y una comercialización futura de la emisión de partidos a la carta para los países que deseen su compra. Pero para nada se plantea una venta más igualada.
El especialista Roberto Bayón recreaba un simulacro en relación a una comparativa entre la fórmula de reparto del campeonato español y el inglés. Juzguen ustedes mismos.

 Mientras muchos equipos luchan por subsistir, tratando de evitar el concurso de acreedores, otros pueden permitirse despilfarrar dinero por jugadores. Por ejemplo, entre Luis Suárez, James Rodríguez, Tony Kroos y Rakitic; Madrid y Barcelona han superado los 200 millones de euros en gastos. Cuando humildes como el Rayo no han llegado ni a los 500.000 mil euros en incorporaciones. Así está actualmente la liga, y así la quiere Florentino